Bandera de la Republica Argentina

Bandera  de la Republica Argentina

¡ Bienvenidos a Argentina!

¡ Bienvenidos  a  Argentina!
TE ENCUENTRAS EN UN BLOG INDEPENDIENTE DE IDEOLOGIAS Y RELIGIONES. EL OBJETIVO ES SER IMPARCIAL Y SOLIDARIO - ¡YA CUMPLIMOS 10 AÑOS DE VIDA BLOGUERA! ¡ GRACIAS A TODOS LOS QUE HAN VISITADO EL BLOG!

lunes, 22 de octubre de 2007

2da. Nota del Día: Satélites para hallar un árbol sagrado

Los Mbendjele son una nación de recolectores y cazadores que viven en las selvas del norte de Congo-Brazzaville, conocido oficialmente como la República del Congo.

Los foráneos los llaman pigmeos, pero ellos prefieren ser reconocidos como los primeros habitantes de esos bosques.

Sus antepasados tribales tienen nombres sonoros: Baka, Mikaya, Lumar, Gyeli. Aún cuando son nómades, cada miembro de esa nación de seres diminutos y pacíficos se identifica con una porción de la húmeda floresta africana, que llaman "nuestro bosque".

Sus vecinos, los Bilo, tienen un concepto bastante pobre de los Mbendjele. Los consideran atrasados, pobres y perezosos, y se niegan a compartir una comida, sentarse en la misma banca o casarse con uno de ellos.

A pesar de esta política del mal vecino, los Bilo saben y reconocen que los Mbendjele son buenos trabajadores de la tierra, maestros de la cosecha y herbolarios exquisitos, shamanes auténticos y eficientes.

La maldición de la madera

Pero el bosque propio y antiguo de los Mbendjele está amenazado por una riqueza que más parece una maldición. Y es que en la floresta del norte de Congo-Brazzaville crece la caoba más fina de África Central.

Y la voracidad de las empresas explotadoras de la madera amenaza con convertir la casa boscosa de los Mbendjele en una planicie seca en menos de 50 años.

En el pueblo de Pokola, cerca a la austeridad de los villorrios, Mbendjele tiene su sede Congolaise Industrielle del Bois (CIB), una subsidiaria de la multinacional danesa DLH Group.

Pokola tiene casas de ladrillo rojo, electricidad constante, aire acondicionado y agua potable.
Los hijos de los empleados de CIB van a escuelas bien equipadas y los servicios médicos están fuertemente subsidiados por la factura próspera de la explotación maderera.

CIB tiene derechos legales de exploración maderera en 10% las selvas de Congo Brazzaville.
Por otro lado existe una explotación ilegítima que termina en China, según Greenpeace.
En sus intentos por proteger algunas selvas, el gobierno ha creado en el Parque Nacional Nouabalé Ndoki un área de 4.000 kilómetros cuadrados que no incluyen la zona en la que viven los nómades Mbendjele.

Tecnología y cultura

Ahora, la misma civilización que ha entrado a sus tierras para desraizar sus árboles de oro, le está entregando a los Mbendjele los medios para defenderla.

Y es que los Mbendjele disponen ahora de tecnología de satélite que les permite vigilar su hábitat.
Usando los mismos equipos que le sirve a un conductor para encontrar una ruta desde la comodidad de su automóvil, los Mbendjele los usan para trazar mapas que muestran detalles de sus dispersas comunidades.

Hay un localizador satelital para las zonas de caza, otro para los cementerios, otro para los árboles sagrados.

Presionando en el ícono adecuado, el aparato satelital fija las coordenadas, las mismas que terminan convirtiéndose en mapas impresos.

Así, los Mbendjele pueden decidir dónde atrapar animales del monte, en qué claro del bosque homenajear a sus muertos y hacia dónde dirigirse para rendir culto a sus dioses.

Ello les permite también asegurarse que la compañía maderera no los invada, como ya ha sucedido en el pasado.

Los Mbendjele parecen sorprendidos por los intentos de CIB por protegerlos.
Y la empresa, como no podía ser de otra manera, se siente legitimada ante los ojos de los escépticos.

En todo caso, está el eterno debate sobre la tecnología moderna invadiendo las mentes, en teoría simples, de un pueblo de cazadores nómadas.

Los Mbendjele no se hacen problemas con la retórica de la crítica.

Al final de una jornada de caza, ellos quieren rendir homenaje a sus dioses y enterrar a sus muertos cuando partan del bosque, no importa desde dónde les llegue la señal.

No hay comentarios.:

ARCHIVO DIGITAL: