Bandera de la Republica Argentina

Bandera  de la Republica Argentina

¡ Bienvenidos a Argentina!

¡ Bienvenidos  a  Argentina!
TE ENCUENTRAS EN UN BLOG INDEPENDIENTE DE IDEOLOGIAS Y RELIGIONES. EL OBJETIVO ES SER IMPARCIAL Y SOLIDARIO - ¡YA CUMPLIMOS 10 AÑOS DE VIDA BLOGUERA! ¡ GRACIAS A TODOS LOS QUE HAN VISITADO EL BLOG!

lunes, 3 de septiembre de 2007

Desnutrición en Argentina deja diez muertos

La muerte por desnutrición de diez aborígenes en menos de un mes en la norteña provincia argentina de Chaco desnuda la crisis humanitaria a la que han sido arrastrados miles de indígenas.

CHACO/ARGENTINA, Agosto 4 (NOVACOLOMBIA) La muerte por desnutrición de diez aborígenes en menos de un mes en la norteña provincia argentina de Chaco,desnuda la crisis humanitaria a la que han sido arrastrados miles de indígenas.

La situación viene siendo denunciada periódicamente por organizaciones sociales y de derechos humanos, pero dos sacerdotes católicos difundieron ayer un mensaje público que dejó en evidencia lo que a su juicio es un ``genocidio''.

''Estos hermanos nuestros son símbolos que nos siguen enrostrando nuestra indiferencia más extrema ante las realidades de escandalosa pobreza que tenemos permanentemente al alcance de la mano'', denunciaron Roberto Silva y Jorge Lesteni, a cargo de la catedral de Resistencia, capital de Chaco --1000 km al norte de Buenos Aires.

Ambos sacerdotes vivieron el miércoles una escena que ilustra ''una realidad que duele, que daña y, más aún, que mata'': Rosa Molina, una mujer de la etnia toba, se acercaba al templo a pedir ayuda: Rosa tiene 54 años y pesa 24 kilos, es un ``símbolo atroz de la desnutrición''.

El coordinador de la organización humanitaria Centro Nelson Mandela de Chaco, Rolando Núñez, confirmó que son diez los aborígenes de esa provincia que fallecieron por desnutrición desde mediados de julio pasado, y alertó de que hay otros 80 con un cuadro similar de riesgo.

''Es un desastre humanitario'', subrayó.

En todos los casos fatales, el bajo peso extremo se combina con cuadros de tuberculosis y mal de Chagas.

El ''registro negro'' lo integran desde ancianos, hombres y mujeres de mediana edad, y hasta recién nacidos de madres con grave estado nutricional, lo que para Núñez demuestra que hay ``un problema generalizado de pobreza extrema que es el caldo de cultivo para la desnutrición, lo cual, a su vez, permite la instalación de otras enfermedades típicas de la indigencia''.

Núñez, que lleva meses investigando la problemática aborigen en Chaco, denunció que los indígenas son ''discriminados'' por las autoridades sanitarias y ``atendidos de una manera superficial, sin el diagnóstico y tratamientos adecuados''.

El ministro de Salud de Chaco, Ricardo Mayol, cuya renuncia fue solicitada por los dirigentes indígenas agrupados en el Instituto del Aborigen Chaqueño, alegó que se debe ''respetar'' a ``muchos aborígenes que evitan ser atendidos y no quieren concurrir a los centros para su sanación''.

''Es verdad que los aborígenes mantienen su medicina tradicional, pero saben bien que hay enfermedades como la tuberculosis que deben tratar en los centros médicos. Lo que sucede es que se acercan a los hospitales y no reciben la atención adecuada'', dijo el coordinador del Equipo Nacional de Pastoral Aborigen (Endepa), Germán Bournissen.

Endepa, que tiene su sede en Chaco y depende de la Conferencia Episcopal argentina, ''constata día a día la desesperante situación que viven miles de aborígenes, no solo en Chaco, sino en otras provincias del norte como Salta y Formosa'', dijo Bournissen.

El dirigente sostuvo que ``más que una cuestión de salud, es un problema de soberanía alimentaria porque la desnutrición es el último eslabón de una cadena que comienza con la destrucción del monte donde viven los aborígenes, que es su fuente de alimentación''.

''La deforestación salvaje y el masivo traspaso de las tierras fiscales habitadas por las comunidades a manos privadas ha terminado por acorralar a los aborígenes, acostumbrados a vivir de lo que el monte salvaje les da y del cultivo de la tierra'', añadió.

Endepa calcula que hay unos 50,000 aborígenes en Chaco y, aunque no cuentan con datos oficiales sobre las tasas del estado sanitario de esa población, ''la incidencia de la desnutrición es muy alta'', aseguró el dirigente, quien señaló que los más vulnerables son los niños y los ancianos.

Tanto Bournissen como Núñez desconfían de las estadísticas oficiales, que aún así marcan que Chaco es la provincia más pobre de Argentina, con un índice de indigencia del 19 por ciento y una tasa de pobreza del 48.1 por ciento, casi el doble del promedio del país.

Pero Chaco no es el único escenario donde la desnutrición hace su macabra aparición: otros casos recientes, ya no de aborígenes, se registraron en Santiago del Estero (norte), Tucumán (noroeste) y Córdoba (centro), donde hoy se conoció el caso de una mujer, que pesa 28 kilos y vive en condiciones de extrema pobreza con sus siete hijos.

Tampoco es la primera vez que escenas de hambre sacuden a la opinión pública argentina: en el 2002, tras el estallido de la peor crisis económica que recuerde el país, imágenes de niños desnutridos del norte argentino despertaron hasta gestos de ayuda humanitaria internacional. Fuente EFE (NOVACOLOMBIA)

No hay comentarios.:

ARCHIVO DIGITAL: