Bandera de la Republica Argentina

Bandera  de la Republica Argentina

¡ Bienvenidos a Argentina!

¡ Bienvenidos  a  Argentina!
TE ENCUENTRAS EN UN BLOG INDEPENDIENTE DE IDEOLOGIAS Y RELIGIONES. EL OBJETIVO ES SER IMPARCIAL Y SOLIDARIO - ¡YA CUMPLIMOS 10 AÑOS DE VIDA BLOGUERA! ¡ GRACIAS A TODOS LOS QUE HAN VISITADO EL BLOG!

lunes, 10 de marzo de 2008

¿El crecimiento puede matar al planeta?

por Alexis Guardia B.*

Febrero tiene el encanto de dejarnos más tiempo para dar cabida a la literatura y también a la lectura de aquellos informes y revistas especializadas que nos llegan durante el año y que leemos con premura. Tratándose de esto último, fijamos recientemente la atención en el Informe 2007-2008 del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) donde se ilustra de manera contundente y cifrada la relación entre crecimiento y cambio climático.

En el fondo, allí se aborda el tema de la durabilidad del desarrollo, es decir, la posibilidad de garantizar a las futuras generaciones un entorno medio ambiental al menos comparable al de los habitantes del mundo presente. En este sentido los antecedentes existentes son preocupantes, y muchos de ellos ya son conocidos y la conclusión también es decir: “la creación de riqueza económica no es la misma cosa que el progreso humano” (PNUD).

Los datos más duros son: que mas allá de 15.000 millones de toneladas de emisión mundial de dióxido de carbono (CO2) por año, monto máximo que la naturaleza puede absorber , el excedente se acumula en la atmosfera durante un siglo y provoca un efecto invernadero y de recalentamiento climático. Este nivel sostenible ya fue sobrepasado hacia 1970. Hoy existen 29 mil millones de toneladas, y aún cuando se volviera a un umbral más tolerable, el recalentamiento climático continuara durante un siglo. Los efectos de este recalentamiento comprometen seriamente el desarrollo humano ya sea por sus consecuencias sobre la agricultura y la seguridad alimenticia (sequías), sobre la escasez de agua, la desaparición de los ecosistemas vitales, las inundaciones de las zonas costeras, los mayores riesgos sanitarios (paludismo). Según el informe del PNUD la situación actual tiende agravarse. En efecto, “el cambio climático podría exponer a 600 millones de individuos adicionales al problema de la desnutrición de aquí al 2080… provocar el desplazamiento de 330 millones de personas a causa de las inundaciones… y hacer pasar a 1.8 mil millones de habitantes confrontados a una escasez de agua… por ultimo para el 40% mas pobre del planeta, es decir 2,6 mil millones de individuos el cambio climático limitara las perspectivas de desarrollo humano.” Sin comentarios.

Un segundo elemento a tener en consideración es que el crecimiento económico es todavía un importante factor explicativo del actual aumento de las emisiones de CO2. En efecto, existe una relación lineal, es decir proporcionalidad de las variaciones, entre la emisión de CO2 por habitantes (en toneladas) y el crecimiento del PIB por habitantes (en dólares PPA) al nivel mundial (año 2004). Así cuando el PIB por habitante aumenta de 3000 dólares las emisiones anuales de CO2 por habitante crecen cerca de una tonelada. Si bien es cierto la emisión por unidad de PIB ha disminuido en torno al 40% desde los años 70, lo que importa es el nivel absoluto sostenible de emisión. Así por ejemplo, según el economista francés Jean Gadrey desde la fecha indicada el PIB mundial ha aumentado por poco más de 3, y las emisiones lo han hecho por 1,9. La media actual de la emisión de los países ricos es según el PNUD cinco veces superior al umbral absoluto que sería necesario alcanzar en las próximas décadas, el cual es de 1,8 toneladas por habitantes y por año en el mundo. De los países desarrollados los más contaminantes son Estados Unidos, Australia y Canadá, los dos primeros no han firmado el protocolo de Kyoto y el última amenaza con retirarse. Y de los países emergentes los más contaminantes en términos absolutos son China e India.

Podemos concluir de todas estas lecturas veraniegas, que lo importante no es parar el crecimiento, sino reorientarlo o ponerlo en otro sendero en el que se prioricen las tecnologías limpias y las economías de energías. Sin embargo, la solución frente al cambio climático va principalmente por decisiones globales que los estados nacionales deben acordar y principalmente de aquellos que ya lograron alcanzar el status de desarrollados generando gran parte del problema actual. Hace ya 15 años que la comunidad internacional oficialmente ha reconocido que el cambio climático constituía el desafío mayor para el futuro del planeta. Después de muchas peripecias el protocolo de Kyoto firmado en 1997 ha entrado recientemente en vigor (sin la participación de los Estados Unidos principal emisor de dióxido de carbono) con metas precisas de emisión para el período 2008-2012 para un conjunto de países desarrollados y países del antiguo bloque soviético. El compromiso es reducir sus emisiones de 5,2% en promedio respecto a su nivel alcanzado en 1990. No existe aún compromiso alguno para después del 2012.

Para poder limitar a un aumento de solo dos grados Celsius el cambio climático es imperativo dividir por dos las emisiones mundiales antes del 2050; e igualmente imperativo es que los países desarrollados dividan las suyas por cuatro a fin de tener en cuenta la grandes necesidades de crecimiento de los países en desarrollo.

Reforzar la voluntad política para lograr un acuerdo mundial respecto al umbral mínimo promedio de emisión que impida las actuales tendencias al suicidio colectivo involuntario, es sin duda nuestra principal conclusión.

Alexis Guardia es economista















No hay comentarios.:

ARCHIVO DIGITAL: